Si hubieras nacido en Yucatán

Terapia de hamaca

La terapia de la hamaca (yucateca, por supuesto)

6 de mayo – Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis

[hr]

[dropcap]M[/dropcap]aaa, chiquito tú has debido nacer acá en mi tierra, ¿a lo viste? Porque acá sí que hay material para esas cosas raras que te gustan. La histeria por ejemplo, la hubieras entendido rapidito, sobre todo en este mes de tu cumpleaños cuando el sol anda retentado y el calor le zafa los tornillos a la gente, que puede terminar en la Plaza grande sin más ropa que la que le dio el creador cuando los mandó al mundo. Y es que a ti esto de los encuerados siempre te gustó para estudiarles los sueños y hacerles su análisis, ese que aquí también hubieras descubierto sin tantos traumas. Eso sí, lo más probable es que para tu psicoanálisis, no habrías acostado a tus pacientes en un diván, los hubieras acostado en la hamaca y a punta de hamaqueo, hacerles su hamacoterapia  para arreglarle los problemas al Yo alborotando al Ello para espantar al Superyó.

Pero no, a ti se te dio por nacer por allá en las austrias, entre las nieves perpetuas, lo que ya de por sí  pide a gritos una catarsis, y eso por no hablarte de la tupida cantidad de traumas pletóricos que debe tener la gente que vive en un lugar donde se come un queso polaco de leche de cabra que se unta, en vez del queso relleno con carne de cerdo bañado con ese kol del mundo maya que sólo se hace en mi tierra yucateca.

¡Te lo perdiste Sigmund!

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *