¿Más yucateco que la chaya?

¡Way! Cuidado con la mata de chaya, que da picazón. No iba a ser de gratis que este arbusto nos iba a regalar todo lo que nos regala, empezando por ella misma, que no pide cuidados especiales ni abonos sofisticados porque el sol de Yucatán le ayuda a crecer.

Los antiguos mayas la consumían como alimento y la desmenuzaban para usos medicinales y si no me crees pregúntenselo a Fray Diego de Landa; sí, el mismo fraile que quemó los códices en Maní.

¡Puro hierro, calcio y potasio tiene la chaya! Y eso que no te digo nada de su composición química, rica en sales de hierro, calcio, vitamina“A” y sobre todo, vitamina “C”.

En Yucatán la consumimos al derecho y al revés, en sopas, salsas, pastas, ensaladas, huevos y pan, pero hay que cocinarla, porque las hojas crudas son tóxicas; y ni se te ocurra hacerlo en ollas de aluminio porque te puede hacer daño. Hiérvela a fuego lento, que es como más se aprovechan sus beneficios. Ya verás cómo se te mejora la circulación, la digestión y la visión, que la chaya te ayuda a bajar de peso, desinfecta tus pulmones, alivia la artritis y la diabetes, y disuelve las piedras del riñón.

Yo conozco a más de uno que ha vuelto a la vida con tres tazas de té de chaya al día.

Por eso la próxima vez que la veas siéntete yucateco, purux, y hazle una reverencia a este legado que la civilización maya le hizo al mundo.

Podría también gustarte...

2 Respuestas

  1. Maria dice:

    Hola como puedo conseguir las revista impresas o solo son de manera digital?

    • Way Admin dice:

      Hola María. Por espacio de cinco años la publicamos impresa, pero desde hace un tiempo la publicamos de manera digital . Sale en los primeros cinco días de cada mes. Un afectuoso saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *