La increíble hacienda Mucuyché

Hacienda
Casa principal de la Hacienda Mucuyché

Un viaje a los tiempos del henequén

Hacienda

Donia Way y su boxito en la Casa principal de la Hacienda Mucuyché

-¿Y esta hacienda?¿el plan no era un cenote, donia Way? ¡Y yo que vine en traje de baño!

-Es la hacienda Mucuyché, mi p’urux.

-¿Mucuqué?

Mucuyché. Quiere decir “tórtola de madera” en maya. Quiero que la conozcas porque es preciosa. Y no te preocupes que vas a usar tu calzonera y tu toallita.

-Está increíble esta hacienda…o lo que queda de ella. ¡Debió ser lujosísima!

-Tuvo su cuarto de hora en los tiempos del henequén y de su dueño, don Manuel José Peón. Con decirte que tenían hasta sus propias monedas, ninio.

Ficha por $0.05 de las fincas de Agusto L. Peón de 1914. Yucatán

-La casa principal estaba rodeada por esos pórticos con arcos conopiales.

Maa, se nota que lo tuyo es la arquitectura, ¿jah? Yo creía que eran arcos musulmanes, ¿a lo viste?

-No, donia. El arco conopial es un tipo de arco que termina como en punta y aunque parece oriental, no lo es; se usó mucho en la arquitectura gótico tardío de los siglos XIV y XV.

haciendas yucatecas

Arcos conopiales en la hacienda Mucuyché

-¡Way! Me aturdes con esos góticos y peor si son tardíos. Además no son los únicos arcos que tiene la hacienda. ¿A viste aquellos?

Donia Way, todavía se puede ver la capilla de la hacienda y hasta puede uno darse cuenta cómo techaban los cuartos con troncos y piedras…

– Mejor te cuento el chisme porque aunque no lo creas aquí en Mucuyché durmió la emperatriz Carlota en 1865, cuando vino a conocer el henequén de Yucatán…

-¿En serio?

-Y se sabe que hasta se bañó en el cenote, p’urux…¡y dicen que con un traje de baño atrevidísimo!

-¿Y el emperador Maximiliano no vino?

-No, ninio, y mejor porque con traje de baño se hubiera notado que estaba pats.

-No te consta donia

-Todo se sabe chiquito, pero mira, ya llegamos al cenote.

-Es un espectáculo. Con razón se bañó aquí la emperatriz.

Cenote semiabierto en la Hacienda Mucuyché

-Y eso que no has visto todo: este cenote es semiabierto, pero más allá hay un túnel que te lleva a otro cenote que es una belleza; es una gruta cerrada con todo y estalactitas. Casi no hay cenotes como este de Mucuyché.

¿Y qué esperamos para entrar?

-Que me digas si te gustó esta hacienda tanto como la de Temozón.

-Me gustó a mi y le gustó a Catherwood el famoso explorador artista que hasta le hizo un grabado de la época.

Mucuyché de Peón. Grabado de Catherwood. 1843

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *