Donia Way

¡Hola! Si llegaste aquí, te interesa saber quién está detrás de esta mesticita linda y hermosa que “puro hablar de Yucatán hace”. Y lo hace porque sabe que vive en un lugar mágico colmado de tradiciones que abrevan en el pozo de cultura maya, milenaria y enigmática. Es única dentro de México; en su aislamiento de siglos se gestó la esencia de la cultura yucateca: su gastronomía mestiza, su sensibilidad musical, su forma de hablar y una manera propia de sentir el mundo y la vida.

Hay mucho que decir de Yucatán y donia Way lo dice a los cuatro vientos con una cualidad muy yucateca: el humor. No el de la risa fácil sino el de la sonrisa cerebral, porque para esta ninia el humor es la manera más efectiva de mostrar el tesoro de su propia cultura.

javier covo

Los creadores de donia Way

 ¿Y quién es donia Way?

Debemos decir “quienes” porque donia Way es creación de dos, que además son pareja. Ella, Ileana Reyes, es el alma yucateca que sobrevuela en todas las viñetas; él, Javier Covo, es colombiano y se reconoce como una víctima del agua de pozo en jícara, por la cual viaja en estado limbótico a los cuatro puntos cardinales de Yucatán desafiando su propia capacidad de asombro frente al hechizo de una cultura extraña que no lo vio nacer.

Donia Way se gestó como un intento frustrado de entender Yucatán, ¡una locura! Lo yucateco sólo se entiende si se vive y se comparte. Por eso nació en Facebook en dibujos sueltos que comentaban los ires y venires de esta mesticita; desde el bochorno de mayo hasta la heladez de enero, pasando por sus altibajos amorosos, su xlá yoga y sus viajes por las maravillas de Yucatán. La respuesta fue tal, que a los pocos meses se contaban por miles los seguidores, personas de carne y hueso que le dieron forma al personaje, incluyendo la aparición de “Camote“, su perrito alocado, parrandero y trovador que se pierde en la tarde del viernes y regresa buscando hamaca en la noche del domingo.